CHOCOLATE: un vicio (in)confesable

Primera entrada, primer alimento a examen, primer vicio confesable… El chocolate. Pocos son los que se pueden resistir a una onza después de comer, o a un bocadito entre horas y muchos los mitos que siempre se han oído sobre él.

A los amantes de este pequeño placer seguro que muchas veces nos han surgido las mismas dudas: ¿Engorda? ¿Adelgaza? ¿Es sano? ¿Qué propiedades tiene? Porque quizá el primer pensamiento es que algo tan rico no puede ser bueno…

Antes de nada debemos saber que el chocolate es un dulce formado por tres ingredientes principales: pasta de cacao, manteca de cacao y azúcar. 

Todas las propiedades de este “alimento de los dioses” provienen del cacao, por lo que si queremos aprovecharnos de sus beneficios debemos elegir chocolates con un porcentaje de cacao de, al menos, el 70% de pureza. También es importante fijarse en los ingredientes y que la única grasa sea la procedente de la manteca de cacao. No deben contener, por tanto, grasas de origen vegetal (la más común es la grasa de palma) y el azúcar deberá aparecer en último lugar en la lista de ingredientes. Por tanto, abstenerse de comprar chocolate con leche y galletas (delicioso también, claro) si lo que queremos es un capricho de elevada calidad nutricional. 


  • Es rico en fibra soluble y minerales como hierro, magnesio, cobre y manganeso.
  • El cacao contiene flavonoides (como la epicatequina) y reservatrol con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que permiten proteger las células nerviosas y regular la inflamación del Sistema Nervioso Central (SNC). (1) Protege contra el efecto de los radicales libres y el envejecimiento ya que su poder antioxidante es mayor al de muchas frutas. (2)
  • Según numerosos estudios, reduce la resistencia a la insulina y disminuye la presión arterial (3) (4) (5). Mejora la capacidad cognitiva debido a la mejor oxigenación del cerebro (6) (7)
  • Tiene un perfil de ácidos grasos muy interesante formado por ácido oleico, esteárico y palmítico. Estos ácidos grasos aumentan el colesterol HDL y ayudan a reducir el colesterol “malo” LDL. (8) (9)
  • La teobromina presente en el cacao pertenece a la familia de las metil-xantinas (grupo donde se encuentra la cafeína) y es un estimulante del Sistema Nervioso (10), por lo que nos produce esa sensación de placer al comerlo. Además mejora la digestión y las funciones renales.
  • Un consumo moderado junto con un estilo de vida saludable ayuda a reducir el índice de masa corporal.
  • Ayuda a segregar endorfinas que son las “hormonas de la felicidad” y serotonina, que funciona como antidepresivo.

Es importante resaltar que aunque estos son solo algunos de los beneficios del chocolate negro, se trata de un alimento altamente calórico (unas 550 kcal por 100g de chocolate al 85%) , por lo que debemos moderar su consumo si no queremos incluir un exceso de calorías en la dieta.

Creo que ya no hay motivos para quedarse con las ganas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s